Escribiendo para ti, amiga… No más Violencia

Te escribo a ti querida amiga… vamos parando esta violencia.

Hace unos días, no tuvimos ganas de cocinar así que decidimos salir a comprar comida, como vivimos con mi padre, pues le comentamos si él quería de lo que íbamos a traer, el rollo fue que nos dijo que sí.  Así pues, nos fuimos mi pareja y yo a traer la comida, y pues todo iba en calma, termino de comer y me dispongo a lavar mi plato y vaso, en eso el me dice:

Papá: saca los paltos que están en el escurridero para que no se mojen.

Yo: Papá tengo prisa, no pasa nada si se mojan, los vamos a seguir usando y pues en un rato más se secan todos y listo.

Aclaro que trabajo desde casa, y para mi padre el trabajo que realizo no significa nada, para el solo estoy en la computadora y ya.

Respuesta siguiente por parte de él:

“Pues es hora que vayas pensando tantito y lo uses para pensar”, claro que yo toda molesta y enojada le digo “Papá estudio 2 carreras, me dedico a desarrollar tesis para otras personas, etc…” y en eso solo levanta las manos en tono de no me importa de su boca salió un ¿y?… volvió a seguir comiendo.

Quise escribir esto porque siento que es importante que vayamos reconociendo a esas personas que nos hacen tanto daño, y que no debemos de permitir que nos hagan estos tipos de violencias, son quizás pequeñas o grandes violencias, pero esto va mermando nuestra salud emocional.

A veces por eso cuando enfrentamos un divorcio, una separación o algo tan sencillo como encontrar un trabajo nos sentimos que no somos lo “suficientemente buenas” y como no sentirse así si lo tienes en tu casa, si la persona que se supone que te “ama” incondicionalmente te trata como ciudadana de segunda, como si las mujeres fuéramos objetos que se desechan, que no valemos.

La violencia más fuerte es la vive entre nosotras, nos sofoca y nos hace sentirnos que no valemos nada, no somos capaces de encontrar a veces una salida, cuando es tan fácil tenerla.  A veces hemos vivido tanto esto que tardamos años en salir de nuestros círculos de violencia, muchas personas piensan, “si te golpea déjalo”, “yo que tú, ya me hubiera ido”, “yo no aguantaría eso”, pues sí, pero no sabemos a veces como comenzar de nuevo.

No nos lo enseñaron y tan es así, que aún recuerdo esa mujer de 75 años que tuvo el valor de divorciarse, si a esa edad, después de pasar “toda” una vida juntos dijo:

¡HASTA AQUÍ, NO MÁS VIOLENCIA!

Lamentablemente otras no hemos logrado salir de ello, por eso estamos aquí, por ello seguimos luchando y trabajando para erradicar la violencia de nuestras vidas.  Mi madre murió sin darse cuenta que lo que vivía con mi padre era violencia, y yo no sabía nada de eso, siempre pensé que eran un matrimonio perfecto, con tristeza escribo sobre esto… pero también con la firme convicción de luchar por la erradicación de la violencia, con la convicción de saber que se puede lograr salir, que podemos realmente tener una vida sin violencia, una vida plena, sin este tipo de personas que nos violentan y hasta nos matan.

#NiunaMuertaMas

 

Grupo Nuestra Voz

Todos los miércoles

7:30 pm

Información [email protected]

92 Total visto 1 Visto hoy

Deja un comentario